Las escuelas híbridas: hacia la educación personalizada

 

En las aulas es muy común que profesores se encuentren con alumnos con diferentes habilidades, capacidades y ritmos de aprendizaje. Hay alumnos capaces de entender las cosas por su propia cuenta, otros que necesitan que el profesor les de una pequeña explicación para que después puedan continuar, otros que trabajan mejor en grupos y otros con las tecnologías. En las aulas nos encontramos con alumnos que están por encima de su nivel y otros que están por debajo. 

 

Ante esta situación algunos se preguntan qué deberían hacer los profesores, ralentizar el ritmo para que los más lentos puedan seguir la clase, o quizás agilizar un poco y adaptarse a los más avanzados para que estos nos se aburran aunque así se cree una mayor diferencia entre ambos. Actualmente, existen escuelas que permiten que cada alumno lleve su propio ritmo. Se les conoce como Escuelas híbridas dónde la enseñanza procede de dos partes, de un profesor y de la tecnología.

¿En qué consisten las escuelas híbridas?

El profesor es quien prepara el aprendizaje y la formación personalizada que irá dirigida a cada alumno para que le permita desarrollar al máximo su personalidad. Se trata de potenciar las habilidades de cada alumno, que reciban una atención personalizada y una comunicación continua a través de las plataformas online. 

No se trata de aislar al alumno, sino que se busca desarrollar su creatividad para que pueda razonar, asumir responsabilidad crítica, para que reflexione y de ese modo la persona sea más eficaz en un entorno colectivo. Se le da libertad, pero también responsabilidad. Para esto las escuelas deben integrar y adaptar la tecnología, esto implica el tener espacios físicos que mejoren el aprendizaje y la comunicación, pero también espacios virtuales, como las plataformas online, donde se da paso al diálogo, se facilita la comunicación. Los alumnos pueden formular preguntas y ellos mismo responderlas, de modo que pierden el miedo a equivocarse, se motivan entre ellos y así aprenden.

 


School of One, un ejemplo de escuela híbrida

En 2009 se creó el proyecto School of One en una escuela de Matemáticas del barrio de Chinatown en Manhattan (Nueva York), con un 81% de asiáticos, 6% afroamericanos y 12% hispánicos. El proyecto es un ejemplo de programa pedagógico que integra la tecnología en el desarrollo del aprendizaje personalizado. 

School of One se desarrolla en espacios abiertos y grandes donde se dan diferentes formas de aprendizaje al mismo tiempo. Por ejemplo, en una misma sala puede haber alumnos que trabajen con los profesores, otros con tutores, también alumnos que trabajen independientemente con libros o con ordenadores e incluso alumnos que trabajen en grupo. La idea consiste en que “las diferentes habilidades puedan encontrarse en diferentes zonas de un mismo espacio y al mismo tiempo, porqué cada alumno es libre de trabajar a su propio ritmo”.

 

One thought on “Las escuelas híbridas: hacia la educación personalizada

  1. JENISSE

    Muy interesante el artículo sobre la integración de la tecnología y el docente respetando los diferentes y estilos de aprendizaje de cada niñ@ así la construcción del conocimiento es significativo, placentera,duradero y aplicable para su vida.

    Reply

Deja un comentario